5 de agosto de 2011

Vacaciones en el paraíso.

Páramo desierto. Nada importante que hacer. Un tiempo terrible, que ya se puede haber dado un gran banquete Zeus lanzando todos sus truenos contra la costa portuguesa. Inevitablemente, como ser humano que soy, me aburro y recurro al único consuelo que tengo a mano: Escribir. No es que no pueda  hacer otras cosas, realmente me he acabado los dos libros que traía entre tormenta y tormenta, veo como tres o cuatro películas diarias (Que incluso para alguien cinéfilo de verdad como yo, se hace hasta cargante al final) y he explotado hasta la saciedad el juego del pinball del ordenador. Comprendedme, se me acaban las cosas que hacer con facilidad. Es injusto, ¿sabéis? Debería existir un microclima especializado para las vacaciones. Vale, que podéis decirme: ‘Es que en mi pueblo también está lloviendo’ Estupendo, me parece perfecto. Tal como está el tiempo, llueve en Normandía, Mordor y en Portugal. Pero he aquí la cuestión importante. ¿Pagas por alojarte en tu casa? No, a menos que te hayas separado de tu mujer y no hayáis llegado a un acuerdo sobre quién se queda el piso, lo cual es bastante improbable y, además, se convertiría en aquella bazofia de película, que protagonizaba Jennifer Aniston y que vendían como comedia, siendo un drama indudablemente. Así que, a menos que tu situación en casa sea complicada, vives allí gratis. Pues yo aquí no. Y no puedo hacer otra cosa que quedarme en el hotel, viendo como graniza, diluvia y el viento se lleva volando al señor que activa el riego en el jardín. (¿Para qué activa el riego? ¿Es que necesita un maremoto para cinco metros cuadrados de hierba, que son los que están alrededor de la piscina? No lo entenderé jamás) 
  
En fin, con resignación, y mientras decido lo más adecuado que ponerme para salir a dar una vuelta por Inglaterra en mitad del invierno, intentaré buscar algún sitio de esta habitación que pille algo de wifi decente. (Que esa es otra cosa. Me lo vendieron como un wifi bueno y rápido. Vamos, hombre. ¿Bueno y rápido? No son los mismos conceptos en España que aquí)

Felices primeros días de Agosto a todos… O lo que sea. 

1 comentario:

Thinking in love. dijo...

Brevedad y concisión. Hacía mucho que no escribía, pero ya era hora de contaros mis aventuras y desventuras.

Aunque la próxima vez lo haré preferiblemente con buen tiempo. ;)